Pollo al Vino

El pollo al vino es un platillo de origen Europeo que llegó a nuestras tierras para convertirte en el preferido de muchos hogares peruanos. En esta oportunidad te traemos una receta de pollo al vino al estilo peruano muy fácil y rápido de hacer para que puedas prepararlo en el calor de tu hogar. Quédate con nosotros hasta el final y descubre cómo preparar pollo al vino paso a paso. ¡Vamos por ello!

Receta de pollo al vino peruano

Esta preparación en particular tiene una serie de ingredientes que logran conjugarse a la perfección para ofrecer una explosión de sabores en la boca. Concretamente, la combinación de la cebolla con el vino tinto y otros ingredientes adicionales autóctonos del Perú son los que logran potenciar todo el sabor del pollo. No esperes más, y de nuestra mano prepara este platillo súper sabroso. Veamos el paso a paso.

Platos
15 min
4
30 min
370 kcal
45 min

Ingredientes

Acompañamiento (recomendación)

Preparación

  1. Lo primero que debes hacer es sazonar el pollo con sal y pimienta.
  2. Por otro lado, pon a calentar una olla con un chorrito de aceite. Cuando esté bien caliente el aceite, agrega las presas de pollo y séllalas por ambos lados. Retira de la olla y reserva.
  3. En la misma olla, agrega un poco más de aceite e incorpora la cebolla. Remueve y deja sofreír hasta que se ponga transparente. Luego agrega el ajo, el ají amarillo, el ají panca, el comino y el orégano. Integra todo muy bien y deja sofreír por unos 3 minutos más.
  4. Seguidamente, vierte el vino tinto, la hoja de laurel, el caldo de pollo y las presas de pollo. Rectifica sazón, baja el fuego y deja cocinar por aproximadamente 25 minutos.
  5. Pasado el tiempo, retira la hoja de laurel y el pollo. Vierte la salsa resultante en una licuadora y procesa hasta que se forme una salsa suave y fina.
  6. Para servir: coloca el pollo en un plato y por encima vierte la salsa. Sirve al costado de este delicioso pollo una porción de arroz blanco o puré de papas.

Tips para hacer pollo al vino

  • Puedes sustituir el vino tinto por vino blanco seco y el sabor de la salsa será más suave.
  • Si está a tu alcance, un buen vino tinto que funciona perfectamente para realizar este tipo de preparaciones es el Pedro Jiménez o de la variedad Moscatel. Mientras que un vino blanco seco recomendado puede ser la Garnacha blanca.
  • Así mismo, puedes añadir otras especies como el estragón o culantro seco. Y algunas verduras como: zanahoria, alverjas, papas, etc.
  • En el caso de desear una salsa más rustica y con más textura, simplemente puedes optar por no procesarla. Si por el contrario la quieres aún más untuosa y suave, después que la licues puedes añadirle un poco de mantequilla.
5/5 (1 Review)

Recetas relacionadas

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Twittear
Compartir
Pin
Compartir